Mar 122015
 

Fuente imagen: Richcd

Cuando llega el momento de decidir a que guardería deben ir nuestros peques, todos los padres pasamos por una época de temores y dudas. No encontrar la más adecuada para ellos nos provoca una situación de ansiedad, debido a que muchas veces desconocemos qué es aquello realmente importante para que el centro sea de calidad, y cuales son las características que deben tener para saber que dejamos a nuestros hijos en buenas manos.

Para que no tengáis dudas sobre ello, os explicamos las características esenciales que una guardería de calidad debe tener, para atender perfectamente a los peques.

Según Berger, en su Psicología del desarrollo y El desarrollo de los vínculos sociales, la atención diaria de alta calidad hacia los peques tiene cinco características esenciales, por lo tanto, las guarderías deben atender las siguientes necesidades de los bebés:

1. Adecuada atención a cada bebé. Esto  significa que debe haber un porcentaje bajo de niños por cuidador y probablemente, lo más importante, un grupo pequeño de bebés. La situación ideal podría ser dos cuidadores confiables para cinco bebés. Ellos necesitan cuidadores que les resulten familiares y les brinden amor; la continuidad en la atención es muy importante.

2. Estimulación del lenguaje y del desarrollo sensoriomotor  de los pequeños. Los bebés deben recibir una gran exposición al lenguaje a través de juegos, canciones, conversaciones y charlas positivas de todo tipo, junto con juguetes fáciles de manipular.

3. Atención a la salud y a la seguridad de los niños.Deben existir unas rutinas de higiene (por ejemplo, lavarse las manos antes de las comidas), prevención de accidentes (no dejarle objetos pequeños que se pueda tragar) y áreas seguras para la exploración (por ejemplo, un área limpia, alfombrada para gatear y treparse son buenos indicios)

4. Cuidadores profesionales y bien entrenados. En situaciones ideales cada cuidador debe tener un título o certificado en educación inicial y debería haber trabajado con niños durante algunos años. El recambio debe ser bajo, la moral elevada y el entusiasmo evidente. Los buenos cuidadores aman a sus niños y a su trabajo.

5. Cuidadores afectuosos y responsables.Los profesionales deben comprometerse con los niños en la solución de sus problemas y discusiones, más que en darles instrucciones. Los niños tranquilos y obedientes pueden ser un indicador de un cuidado poco responsable.

Si la guardería que os gusta cuida todos esos aspectos,  ya podéis estar tranquilos que vuestros peques estarán en un centro adecuado, en el que los cuidarán bien, los estimularán en su crecimiento y harán que se sientan felices.



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)