May 122016
 

granjitaUn nuevo cuento con valores que nos trae nuestra querida amiga María Luisa. En esta ocasión trabajamos el valor de la fortaleza interna, aquella necesaria cuando tenemos que superar adversidades y nadie puede acudir en nuestra ayuda. Ella nos hará superar todas las pruebas necesarias, porque somos más fuertes de lo que pensamos.

EN LA GRANJA

Había una gran actividad en la granja. Los patos nadaban en la charca. Los cerdos buscaban comida. En el establo las vacas dormían esperando que el granjero fuese a ordeñarlas.
Era una granja pequeña, en medio del campo. No vivían muchos animales y eran cuidados con esmero.
La gallina estaba incubando unos huevos para que salieran nuevos polluelos.
El hijo del granjero preguntó a su padre cuando llegaría el momento de que rompiesen el huevo y salieran. Era necesario un tiempo para que con el calor que la gallina proporcionaba a sus huevos estuviesen preparados para que saliesen los pollitos.
El niño era algo impaciente. Cogió dos huevos de los que estaban a punto de romperse, pensó que sería bueno que ayudase al pollito a abrir el cascarón. Con mucho cuidado despegó pequeños trozos de la cáscara del huevo hasta que apareció el pico del polluelo. Las alas estaban unidas al cuerpo, apenas podía moverlas. El niño poco a poco fue sacando al pollito hasta que se desprendió por completo de su envoltura..
Su desilusión fue grande cuando pudo comprobar que no era capaz de mantenerse en pie. Sus alas estaban encogidas incapaces de moverse, sus patas no podían moverse, porque todavía no tenían fuerza para levantar su cuerpo.
El niño pretendía ayudar y lo que consiguió fue todo lo contrario.
Mientras tanto el otro huevo fue rompiéndose. Poco a poco fue abriéndose un orificio por el que iba saliendo el otro pollito, hasta que al final tambaleándose apareció por completo, deslizándose a pequeños saltitos.

CONCLUSIÓN

El niño, con su mejor intención, no comprendió que todos ser necesita estar preparado y ser fuerte para enfrentarse a las dificultades. Nosotros somos como los pollitos, necesitamos obstáculos para mejorar y superar nuestras dificultades. No debemos esperar que nos lo den todo resuelto sin ningún esfuerzo por nuestra parte. Así no conseguiremos nada.
Hay que ser valiente, enfrentarse sin miedo a las dificultades e intentar superarse cada día. Ya sabemos que es difícil pero hay que intentarlo.



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



  2 comentarios en “Cuento con valores: En la granja”

  1. Me gusta mucho para mis alumnos gracias por su ayuda

 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)