Sep 062017
 

Se acerca la vuelta al cole y, con ella, el inicio de una nueva vida escolar para muchos pequeños, en la que se enfrentarán a cambios muy importantes en su corta vida. Un nuevo espacio, nuevas personas a su alrededor, tanto mayores como pequeños, nuevas rutinas… que contribuirán a perfilar su personalidad e influirán directamente en su desarrollo cognoscitivo, físico y, muy importante, emocional. Y en todo este proceso, juega un papel primordial el tiempo de la adaptación escolar. Los adultos debemos ser conscientes de ello, y tanto desde el punto de vista de la escuela, como de la familia, debemos normalizar y facilitar esta etapa.

Desde el punto de vista familiar, os recordamos que no debéis mostrar ansiedad ni nervios por la llegada de este momento, simplemente, animad a los pequeños comentándoles que lo pasarán muy bien, que tendrán nuevos amiguitos, que podrán jugar con nuevos juguetes, que aprenderán muchas cosas, y en el momento más duro, cuando veáis a vuestros peques llorar en la escuela, tranquilizadlos y decidles que volveréis pronto a por ellos. Ya veréis como en pocos días está totalmente adaptado/a al cole.

Nuestra labor como educadores será ofrecer a los niños y niñas que estarán con nosotros y a sus familias un espacio cómodo, donde los peques puedan sentirse  casi como en casa. Y para lograrlo, deberemos cuidar tanto el espacio físico como las actividades que en él se desarrollarán.

En el articulo os dejamos una tierna actividad para esos primeros y difíciles días, en los que los peques toman contacto con el nuevo ambiente y las personas que estarán con el o ella durante los próximos meses. Un juego muy cariñoso, en el que pediremos a los peques y los papás que se abracen de muchas maneras. “Abrazos para todos”

Esta actividad es adecuada para iniciar la sesión y se puede realizar tanto cuando están los papás aún en clase como cuando ya se han marchado y están los peques solos. Su objetivo será crear un vínculo emocional con los pequeños que les permita sentirse seguros en el nuevo ambiente y, por tanto, dispuestos a explorar el mundo, jugar, conocer y aprender, interactuando con su compañeros y compañeras y los adultos que les rodean.  Podremos facilitar la actividad pidiendo a las familias que traigan algún juguete de casa que sea significativo para los peques. La actividad se iniciará con un diálogo por parte de la maestra y de una marioneta especialmente escogida para ella (puede ser la “mascota” de clase), en el que se saludan después de todo el verano sin verse y se dan un abrazo cariñoso, al tiempo que muestran su alegría por el reencuentro. A partir de este momento, se les pregunta a los peques si ellos saben dar abrazos, y se les invita a dar abrazos a sus papás, a sus compañeros, a sus muñecos, a su maestra, a la marioneta. Para hacerlo más divertido, se guiará la actividad pidiendo que den abrazos de diversos tipos, por ejemplo… Un abrazo de oso, un abrazo de sorpresa, un abrazo de manos, un abrazo de hormiga, un abrazo de grupo, un abrazo con los ojos cerrados, etc. Pedid abrazos, mientras más divertidos resulten mejor, confiamos en vuestra creatividad para ello. Estamos seguros de que lograréis que los pequeños tengan una entrada estupenda a la vida escolar.



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)