TODOS A CANTAR.


Jul 162012
 

Desde siempre la voz ha sido usada como el medio de expresión por excelencia. Es el instrumento musical más antiguo en todas sus formas: murmullos, hablar, gritar o cantar. El proceso para cantar es algo simple y natural, ya que se trata de hablar de acuerdo con un tono musical definido y dejar que nuestro cuerpo haga algo en lo que tiene bastante práctica: respirar.

Por eso, desde bien pequeños aparece la capacidad de cantar en los pequeños. Al principio son pequeños balbuceos repetitivos, y más adelante aparecen las primeras canciones breves cuya musicalidad y ritmo aporta muchos beneficios en los pequeños.
Las canciones infantiles son un instrumento educativo muy importante, porque son fáciles de aprender, tienen una melodía sencilla, la letra es repetitiva, aporta mucha seguridad al niño, y en general, es fácil deducir como termina, tiene un final esperado. No en vano, la musicoterapia, se usa para tratar a niños con problemas de lenguaje y comunicación siendo muy positivos los resultados obtenidos.

Con las canciones infantiles podemos:
1) Reforzar la capacidad de atención y memoria de los pequeños, en general, muy dispersa.
2) Acercarles al mundo del lenguaje y ampliar su vocabulario.
3) Incentivar su oído musical: aprenden a discriminar sonidos, tonos y timbres y a adquirir el sentido del ritmo.
4) Hacerles conscientes de su propio cuerpo y coordinar mejor sus movimientos. Las canciones mejoran si se acompañan de gestos y mímica.
5) Desarrollar su imaginación, capacidad creativa y habilidades no sólo musicales, también artísticas.
6) Socializarse mejor: cuando la canción se comparte, como parte del juego, con otros niños, ya que les enseñan a respetar turnos, por ejemplo.
7) Aprender a exteriorizar emociones, escenificando sentimientos que los niños no son capaces de nombrar. 8) A veces no son un fin en sí mismas, sino que pueden ayudar, por ejemplo, a establecer rutinas. Una canción para comer, otra para el baño, otra para dormir…
9) Las canciones resultan un excelente vehículo para aprender cosas de la vida cotidiana: las partes del cuerpo, las estaciones o los números.
10) También resultan muy útiles para enseñar idiomas.

Buscad un momento de tranquilidad, elegid una canción que os sepáis, que al niño le gusta o que creáis que le va a gustar.Vivid la canción, dándole el tono emocional adecuado y mirando a los ojos a los pequeños, no os preocupéis si afináis o no.   Buscad su respuesta, intentad que participen lo más que puedan.  Y sobre todo  ¡Disfrutad juntos!  Ah,y  no dejéis de cantar por que se vayan haciendo mayores.



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)