TITLE

DESCRIPTION

PROBLEMAS MÁS FRECUENTES EN EL LENGUAJE INFANTIL

Existen múltiples trastornos del lenguaje que afectan a la relación social y a la adaptación escolar de los niños y niñas limitando en gran medida la adquisición de los conocimientos e influyendo desfavorablemente en el desarrollo de la personalidad.
Por ello es de gran importancia que el maestro/a de Educación Infantil detecte las alteraciones del lenguaje para poder realizar una prevención e intervención temprana.

Entre las alteraciones más frecuentes en el lenguaje infantil podemos destacar:

DISLALIAS: Son alteraciones en la articulación de fonemas. Podemos encontrar los siguientes tipos:

1) Dislalias orgánicas o anatómicas:  Causadas por una anomalía del aparato fonador.

2) Dislalias funcionales:  Generadas por una dificultad del tipo respiratorio.  El niño en estas condiciones para poder realizar el proceso de respiración rompe el equilibrio bucal compuesto por las presiones que desarrollan la lengua y los labios sobre las piezas dentarias, desplazándose estas en forma descontroladas, desvirtuándose la articulación correcta de cada fonema.

3) Dislalias audiógenas: Motivadas por un déficit auditivo leve, por esto el niño no oye determinados sonidos o los oye distorsionados, por lo tanto los reproducirá tal cual los percibe.

4) Dislalias por alteración en el proceso de aprendizaje:  Determinadas por:

* Causas ambientales: es la imitación consciente o inconsciente de personas que lo rodean. Es el caso de los niños que por su criterio mal entendido de trato cariñoso, se les habla imitando su propia pronunciación, por lo tanto hay una modificación del proceso de aprendizaje, porque hay un reforzamiento de los fonemas incorrectos.
* Causas psicológicas: traumas emocionales.
* Causas intelectuales: cuyas dislalias son por fallas profundas en la capacidad de trabajo cerebral que compromete tada la actividad del niño.

5) Dislalias simples o de evolución: Estaríamos ante ello cuando no encontramos ningún antecedente patológico, el
estudio neurológico no arroja signo de inmadurez y los estudios complementarios dan un cociente intelectual normal, la percepción, el esquema corporal, la orientación espacial y el nivel de lenguaje son de acuerdo a la edad del niño. Puede suceder que un retardo leve en la maduración del habla haya ocasionado patrones articulatorios incorrectos, que el niño le resulta difícil superarlos sin una reeducación.

Dentro de este grupo encontramos los siguientes tipos de disfunciones:

Oligofrenia: Bajo esta denominación se incluyen todos los cuadros que como manifestación común presentan insuficiencia o retraso en el desarrollo de las funciones mentales. Es tradicional la separación de los tres grados de oligofrenia:
no recuperables (no desarrolla lenguaje),
difícilmente recuperables (desarrolla el lenguaje imperfectamente) y
recuperables o débiles mentales.

Una de las características la constituye la pobreza de recursos, aún sobre un lenguaje integrado se hace visible el agramatismo y las dificultades marcadas en la utilización de las partículas de la oración, que a los tres o cuatro años son corrientes en el lenguaje
infantil. A estos síntomas se agregan otros de distinto carácter, la ecolalia y las perseveraciones, que pueden ser de distinto orden y corresponden al propio lenguaje, el niño puede perseverar con palabras o sílabas y pueden presentarse en voz alta o en voz
cuchicheada perturbando su elocución.

Neurosis:  La neurosis infantil puede estar determinada como en el adulto por particularidades de la personalidad, por una presión ambiental o por una combinación de estos factores. Los niños neuróticos pueden reaccionar con manifestaciones a nivel de lenguaje que pueden inducir a confusión.

Entre los más importantes se encuentra el mutismo, que no pocas veces desorienta en la búsqueda de diagnósticos. El mutismo psicótico es una manifestación de lo que se ha dado en llamar autismo precoz infantil. Se caracteriza por el repliegue de los intereses infantiles sobre sí mismo o cuando menos una marcada tendencia a aislarse de los estímulos de el medio exterior.
Hay otras manifestaciones que se exteriorizan a través del lenguaje, originadas también en situaciones neuróticas: mutismos parciales, dislalias (que pueden tender a reproducir estadios anteriores a la evolución del lenguaje o bien a reproducirlas de algún otro niño que ejerza influencia sobre él) y la tartamudez.

DISFONÍAS Y AFONÍAS INFANTILES:  La disfonía es una alteración de la intensidad, tono o timbre de la voz (respiración insuficiente o mal coordinada…).  La afonía es la pérdida parcial de la voz. Son muy frecuentes e los niños/as pequeños, debido a la voz demasiado débil, gritos etc.

TAQUILALIA Y BRADILALIA:  La taquilalia es una alteración del ritmo que se manifiesta en una forma excesivamente rápida de hablar, en las que se observa emisiones de fonemas y sílabas. La bradilalia es una alteración del ritmo que consiste en una lentitud excesiva en la emisión del habla.

DISARTRIAS:   A diferencia de las dislalias, las disartrias no están condicionadas por dificultades articulatorias de los órganos fonadores, sino por anomalías de coordinación nerviosa sobre los órganos. Las disartrias son propias de los niños que padecen algún trastorno neurológico de orden más generalizado (son frecuentes en las parálisis cerebrales).

TARTAMUDEZ O TAQUIFEMIA: Es una alteración en el ritmo del habla y de la comunicación caracterizada por una serie
de repeticiones o bloqueos espasmódicos.

RINOLALIA:  Es un trastorno de la pronunciación de los sonidos verbales, caracterizado por la presencia de una alteración que acompaña al timbre de voz d hiponasalidad o hipernasalidad, como consecuencia de una falta de equilibrio entre la resonancia nasal y bucal.

DISLEXIA:  Son alteraciones en el proceso de la lectura que se manifiesta en la insuficiencia para asimilar los símbolos gráficos del lenguaje. No existe deficiencia intelectual ni trastorno neurológico que justifique la alteración.

Encontramos tres tipos de dislexia:
1.- dislexia acústica.
2.- Dislexia óptica.
3.- Dislexia motriz.

DISGRAFÍA:  Es un trastorno en el proceso de escritura que se manifiesta en la insuficiencia para asimilar y utilizar los símbolos gráficos del lenguaje.

AFASIAS Y DISFASIAS:  La afasia es una alteración del lenguaje como resultado de una lesión cerebral adquirida en una persona con lenguaje previamente competente La disfasia es un trastorno profundo del desarrollo evolutivo del lenguaje que no puede explicarse en términos de deficiencia mental, trastorno emocional y privación ambiental.

Es muy importante que los maestros/as conozcamos  cuales son los problemas más frecuentes en el lenguaje infantil, diagnosticar las posibles causas y realizar intervenciones educativas para la corrección de dichos problemas, lo más pronto posible. Un tratamiento precoz de cualquiera de estos problemas tendrá unos resultados muy positivos en los niños.

2 COMMENTS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Galería

Contacto