2 de Abril. Día Internacional del Autismo

El autismo es un conjunto de alteraciones en el desarrollo de la personalidad que afectan a la capacidad de socialización y a la expresión y reciprocidad emocional, provocando conductas inusuales y/o repetitivas en las personas que lo tienen. Estas alteraciones son muy diversas, siendo muy amplio el Trastorno de Espectro Autista (TEA), incluyendo trastornos de diferente intensidad y gravedad, entre ellos encontramos el síndrome de Asperger.

Su origen también es diverso, aunque tiene un gran componente genético, apareciendo en muchos casos una anomalía en las conexiones neuronales.

Según Lorna Wing, las personas situadas en el espectro autista son aquellas que presentan

  • Trastorno en las capacidades de reconocimiento social.
  • Trastorno en las capacidades de comunicación social.
  • Patrones repetitivos de actividad, tendencia a la rutina y dificultades en imaginación social.

También lo encontramos en diferentes grados de intensidad. Desde los casos más simples, en el que puede ser confundido con timidez y/o falta de atención, hasta los más graves, en los que las personas no llegan a hablar durante su vida y muestran comportamientos extraños, e incluso agresivos.

Una detección precoz y su seguimiento por parte de personal especializado es fundamental para ayudar a los niños y niñas que lo presentan. Desde edades muy tempranas, los padres y docentes, pueden observar signos que hagan sospechar la existencia de autismo o algún trastorno del espectro TEA. En esos caso, SIEMPRE, deberán dirigirse a especialista para evaluar la situación real y descartar o diagnosticar un posible autismo.

Algunos de estos síntomas son los siguientes:

En el primer año suelen ser niños demasiado tranquilos y no demandantes de atención, que presentan:

  • contacto visual reducido
  • sonrisa es escasa
  • no responden a su nombre
  • no hay seguimiento visual… con frecuencia son niños “muy tranquilos”, “no demandantes”.

Entre 1 y 3 años:

  • No imitan a los adultos (aparición de la función simbólica en la que los peques adoptan, por imitación, el papel de los adultos. Darles de comer a los muñecos, acostarlos, etc)
  • Evitan el contacto visual directo con las personas.
  • Aparición de una sordera aparente. Parece que oye cuando le interesa. Y, en ocasiones, ni responde a su nombre.
  • Suele ignorar a los otros miembros de la familia, sin requerir sus atenciones (que lo cojan, etc).
  • Ausencias de sonrisas en situaciones en las que sería normal hacerlo (ver a los familiares cuando lo van a buscar a la escuela, etc).
  • No señala con el dedo para compartir experiencias ni para pedir, y si lo hace, no comprueba que el adulto lo sigue con la mirada.
  • Es excesivamente independiente.
  • Presenta reacciones desmesuradas ante algunos estímulos (sonidos, etc)
  • Suele jugar solo.
  • No adquiere normas sociales básicas (buenos días, saludar con la mano al despedirse, etc)
  • No sabe jugar con los juguetes.

A partir de los 3 años:

  • Muestran falta de interés hacia los compañeros en la escuela. No busca interaccionar con ellos.
  • Presenta un juego repetitivo y utiliza objetos y juegos de manera inapropiada; como por ejemplo gira constantemente los objetos, juega con trocitos de papel delante de los ojos, alinea objetos,…
  • En ocasiones, realiza movimientos repetitivos (aleteo de manos, caminar de puntillas, balanceo, etc) de manera reiterada en el tiempo.
  • Su lenguaje, si existe, es literal (no entienden las bromas, los chistes, los dobles sentidos ni las metáforas), y también puede ser repetitivo.
  • Evita el contacto visual y no existe la sonrisa social.
  • Muestra comodidad en soledad
  • Rechazo de cambios en su rutina.
  • Apego inusual a ciertos objetos.
  • Suele mostrarse ausente.
  • Tiene muchas rabietas.

Los niños con autismo, suelen niños con un gran nivel intelectual, notan que son diferentes y no entienden qué les pasa. Son la pieza del puzzle que no sabe acoplarse ni encajar en el grupo social.

Si vuestros hijos, presentan algunos de los síntomas que os hemos comentado y, además, lo hacen de manera reiterativa, os recomendamos que consultéis con los tutores en la escuela para comprobar que el comportamiento con las características que a vosotros os hacen sospechar es algo que no solo hace con vosotros, si no que también le pasa fuera de casa.

Igualmente os aconsejamos que, en caso de presentar uno de los siguientes síntomas, si se hace MUY necesario consultar con el especialista si vuestro peque NO:

  • Balbucea o no hace gestos de interacción con 12 meses.
  • Dice palabras aisladas con 16 meses.
  • Habla con frases completas con 24 meses.
  • Ante cualquier regresión o pérdida de habilidades adquiridas a cualquier edad.
¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto







Whatsapp