Cómo enseñar a tu peque a tener paciencia

La paciencia es una característica de las personas que no solo es parte del carácter, sino que también se puede aprender. Y, mientras antes empecemos a aprenderla mejor, por que hay cosas en esta vida que nos pondrán a prueba y necesitaremos utilizarla. Pero eso será más adelante, por el momento vamos con los peques…

Espera no es una de sus palabras favoritas. No suelen entender porqué no pueden tener lo que piden en el momento. Es parte del desarrollo natural de la personalidad humana. Con el tiempo irán aprendiendo a ser más pacientes y adquirirán capacidad de abstracción y, con ella, la conciencia del paso del tiempo. Además, también adquirirán capacidad para escuchar razones y, sobre todo, para entenderlas.

Al principio y, justamente, debido a que su sentido del tiempo es distinto del de los adultos, el rato que deben “esperar” se les puede hacer eterno y no es extraño que nos “monte una escena”. Con mucha paciencia (ahora debemos poner a prueba la nuestra), debemos acostumbrarles a que no siempre las cosas se consiguen “aquí y ahora”, y que debemos esperar un poquito a conseguirlas.

Esto le generará un sentimiento de frustración que, en contra de lo que podemos pensar en un principio, es sano para ellos (siempre con unos límites, por supuesto), ya que es un aprendizaje de y para la vida adulta. Este aprendizaje que se puede resumir en un par de líneas, se consigue trabajando este aspecto del desarrollo de la personalidad durante mucho tiempo, y lo irán asimilando durante todo su crecimiento. Si, como padres y/o educadores, atendemos todos sus deseos en cuanto los piden, lograremos crear unos “peques tiranos” que crecerán sin aprender la palabra no (y la vida está llena de “noes”) y con poca o ninguna tolerancia a la frustración, lo que les hará ser unos adultos inmaduros.

Finalmente, alrededor de los seis años, los peques consiguen esperar tranquilamente a conseguir aquello que quieren, entendiendo las razones que les demos sobre la “espera”. Pero, hasta ese momento, los adultos podemos ayudarles para que este proceso sea más sencillo, rápido y muy natural para ellos. Os dejamos algunos tips.

Tips para ayudar a nuestros peques a ser más pacientes.

  • Debemos dar ejemplo. Es lo más importante. Recordad que los peques aprenden más de lo que ven en nosotros que de lo que les decimos. Así que si nosotros mostramos paciencia ante nuestras propias “esperas”, ellos y ellas, nos imitarán. Intentad transmitir calma y serenidad en vez de ansiedad y nerviosismo y, si en alguna ocasión, se os va de las manos (a todos nos ha pasado), explicad el porqué y pedid disculpas por haber perdido los nervios. Ese es un buen modelo a imitar.
  • Entrenadlos en “pequeñas esperas”. Por ejemplo, cuando acabes la cena podrán comer el postre; cuando te metas en la cama, leeremos el cuento… Son pequeñas pruebas, sencillas, cotidianas, que irán acostumbrándoles y ayudándoles a desarrollar poco a poco su paciencia.
  • Enseñadles que tienen que respetar el turno para hablar en una conversación y escuchar cuando les toque hacerlo. Y, también a no interrumpir cuando otras personas hablan. En esos casos, con calma, pedidles por favor, que esperen a que terminen y entonces estaréis por ellos y podréis escuchar lo que quieran pediros.
  • Cumplid con vuestra palabra. Si habéis dicho que cuando se meta en la cama le leeréis el cuento, hacedlo. De esta manera, vivirá el tiempo de la espera como algo positivo ya que sabrá que después vendrá la recompensa, y habrá valido la pena esperar.
  • Conversad con ellos y ellas y explicadles porqué debemos esperar. Siempre hay una razón para ello, así que dialogad con vuestros peques y decidles por qué deben tener paciencia. Hacedlo de manera calmada siempre. Si están en plena “rabieta” no os escucharán y no servirá de nada. Hacedlo cuando estén tranquilos y no cedáis a sus rabietas.
  • Buscad pasatiempos para esas esperas que son inevitables, como una visita a un pediatra, etc. Puedes llevar algún juguete, proponerles juegos clásicos como el veo, veo y/o juegos educativos como contar los niños que pasan por la calle, los perretes con sus dueños, que identifiquen la letra de su nombre en las matrículas de los coches, etc.
  • Y, para acabar, premiad su “paciencia” con cariño. Un abrazo, unas palabras bonitas, un elogio… Harán que se sientan orgullosos de sus propios avances y que refuercen sus conductas positivas, además de sentirse escuchados y queridos y, con ello, reafirmar su autoestima.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto