COMO FACILITAR LA INTEGRACIÓN DE ALUMNOS CON DISCAPACIDAD MOTORA

La escuela y la familia son los dos pilares fundamentales en la formación del niño o niña con discapacidad motora.
Actualmente, en la sociedad en que vivimos, subsisten una gran diversidad de individuos totalmente distintos los unos de los otros en cuanto a capacidades, intereses, limitaciones, posibilidades, etcétera. De esta manera, la escuela acoge a un alumnado igualmente diverso, la cual debe responder a ella, debe servir como instrumento de compensación social, como más tarde veremos, además comprensiva y polivalente, donde se abogue por un mismo currículo para todos los niños y niñas.
Dentro de esta “diversidad” tenemos la discapacidad motora, como pueden ser la espina bífida, la parálisis cerebral, etcétera, y cuyas características principales y más palpables en este tipo de personas son la ausencia o presencia prolongada en el período sensoriomotor de los reflejos innatos, dificultad en los sentidos por falta de control cefálico, imposibilidad o dificultad en la manipulación de objetos por dificultades de disociación en los movimientos de los dedos aparición más tardía del movimiento, dificultades articulatorias y lenguaje poco comprensible, situaciones negativas de sobreprotección, ambiente poco estimulante, rechazo y cansancio del niño y de la familia, pérdida funcional asociada (cardiorrespiratorio, vascular,…), etcétera.
Centrándonos en el proceso educativo, la prioridad de los niños y niñas con discapacidad motora es lograr un desarrollo psicomotor que les permita moverse lo más autónomamente posible, actuar sobre su entorno próximo y comunicarse, sin el más mínimo problema, con los demás. Estos objetivos son los que marcarán, o deben marcar, las características de la respuesta educativa que a su vez, debe incluir la valoración del grado de desarrollo de sus capacidades y necesidades educativas en relación a la discapacidad y la propuesta de escolarización.

LA IMPORTANCIA DE LA ESCUELA
Para alcanzar el máximo desarrollo de las capacidades y habilidades de los discentes con la mencionada discapacidad, es necesario mejorar la calidad de la actuación didáctica y los programas educativos, así como el diseño arquitectónico de las escuelas para que ofrezcan más oportunidades de accesibilidad, educación y autodeterminación.
Para la escolarización del alumno con discapacidad motora tiene que sopesarse, además de las características personales de los niños, otras variables de menor importancia como son las características del centro escolar, la disponibilidad de ayudas técnicas, la opinión de la familia, etcétera. En cada caso, será necesario analizar y valorar cuál es el entorno educativo más favorable.
Dentro de la importancia que supone la escuela en la formación del niño con discapacidad, cabe destacar el papel primordial que juega la práctica físico-deportiva al facilitar beneficios tanto psicológicos: adaptación progresiva del discapacitado a las condiciones sociales impuestas por la deficiencia, permite tomar conciencia de sus propias posibilidades y limitaciones, conocimiento y reconocimiento como individuo en el seno de un grupo; como por otro lado beneficios de índole fisiológicos: mejora de las funciones principales del organismo (cardiovascular, respiratorio, de relación,…), control nervioso y endocrino, de prevención de la obesidad, sedentarismo, etcétera.

EL ÁMBITO FAMILIAR
La participación familiar es otro aspecto importante por ser un elemento clave en el día a día del niño discapacitado, en su proyección académica y futuro profesional. Una estrecha y fuerte colaboración escuela-familia favorecerá una mejor respuesta educativa, todo ello mediante el compromiso, la cooperación y el consenso.
De este modo, esa calidad que perseguimos en la respuesta educativa del niño con discapacidad motora dependerá del trabajo en equipo de los distintos profesionales que de alguna manera están relacionados con el susodicho, los cuales comparten los mismos objetivos educativos relacionados con las necesidades del propio niño o niña y su familia. Es en el seno familiar donde se va a comenzar a forjar el autoconcepto y la autoestima, y son padres y hermanos, con sus actitudes, el origen de la imagen que cada uno construye de sí mismo.
Por ello, se necesita un proceso por el cual concienciar a las familias para que vean que es un hecho natural pedir ayuda a los profesionales y hacer uso de las distintas entidades así como la comunidad. Esta ayuda puede darse no sólo en los primeros momentos de ajuste a la realidad del hijo con problemas motores. Las familias necesitarán ayuda de estos profesionales en distintos momentos a lo largo del desarrollo del niño o la niña, ya que las necesidades van cambiando a lo largo de todo el proceso educativo y vida del niño.
Todo ello, integración social, al fin y al cabo, se entiende formando parte de un proceso continuo y dinámico que debe comenzar con un diagnóstico y toma de medidas preventivas, de ayuda a esa perseguida integración y de acceso al currículo común para todos y todas.
Los principios o pilares sobre los que debe reposar la citada integración son los siguientes:

–   Principio de Normalización;

–   Principio de sectorización de la atención educativa;

–   Principio de individualización;

–   Principio de integración escolar.

También debemos tener presentes una serie de características necesarias en la organización escolar para dar respuesta efectiva a tal diversidad en nuestro alumnado. Estas características son:

–   Flexibilidad,

–   funcionalidad,

–   participación,

–   comunicación.

Debemos realizar una  propuesta de intervención que facilita el trabajo al maestro/a a la hora de dar respuesta a este tipo de alumnos/as.  Los pasos que seguirá el educador son los siguientes:

a) Conocer a niños/as con Necesidades Educativas Especiales;

b) Conocer las actividades;

c) Elaborar un proyecto

Por último, hacer referencia a esa propuesta inclusiva, la cual va tomando auge en la sociedad actual. Propone adaptar todo lo que rodea al ser humano para que cualquier persona con cualquier tipo de discapacidad no encuentre ninguna dificultad a la hora de realizar una actividad cotidiana como puede ser ir al cine (subtítulos), ir al ayuntamiento (rampas), o el mero hecho de entrar o hacer uso de un servicio público, todo ello con el único fin de que esta persona se encuentre lo más integrada posible y no se sienta inferior a nadie por no poder realizar cualquier actividad, encontrándose totalmente integrada como una persona más.
Como síntesis final, diremos que como maestros y maestras o profesionales de la enseñanza debemos tener conocimiento tanto de las características del alumnado como de los instrumentos y recursos de los que disponemos en el actual ordenamiento educativo y legislativo vigente para hacer frente a la diversidad, con el fin de que el alumnado con Necesidades Educativas Especiales alcance las finalidades educativas en un plano de igualdad al resto de compañeros.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

4 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto







Whatsapp