Ago 162015
 

Máquina de colores

¡Mirad qué máquina más sencilla podemos construir con materiales reciclados y trabajar con los peques los colores y sus clasificaciones!

Con ella los niños aprenderán mientras juegan conceptos matemáticos como largo/corto, grande/pequeño, repasarán los números mientras cuentan, realizarán clasificaciones según diferentes criterios, repasarán y aprenderán los colores, desarrollarán su precisión óculo-manual y el trabajo psicomotor de la pinza, etc. Y todo ello lo conseguiremos con un sencillo juego preparado con material reciclado: La máquina de los colores.

Para construirla, necesitaremos una huevera ya vaciada, rollos de papel higiénico y de cocina, témperas de distintos colores, una plancha de porexpan (o por defecto, un trozo de cartón o de madera finita) y plastilina de los mismos colores que las témperas elegidas.

En primer lugar, pintaremos los rollos de papel cada uno de un color diferente y los pegaremos con celo uno al lado del otro en la plancha de porexpan (que haremos que tenga un soporte para que se quede vertical respecto el suelo o la apoyaremos en la pared). En la parte inferior de la plancha, situada en el centro, pegaremos con celo la huevera totalmente abierta. En los rollos de papel pegados en la plancha que quedan situados en las esquinas de la plancha, pegaremos debajo de ellos un rollo de papel de cocina partido por la mitad de forma que cree un caminito para cuando se deslicen las bolitas de plastilina por éste y caiga dentro de la huevera y no en el suelo.

Una vez construida la máquina, haremos bolitas con la plastelina de los colores que corresponden a los colores de los rollos de papel y las colocaremos aleatoriamente en la parte de la huevera donde se divide en varias secciones. Ahí colocaremos las bolitas mezcladas por colores.

Una vez lo tenemos todo listo, invitamos a los peques a que vayan cogiendo al azar las bolitas de colores de la huevera y tengan que averiguar por qué tubo de color deben colocar la bolita para que caiga en el cesto (la parte de arriba de la huevera). Es un ejercicio donde identificarán los colores y los reconocerán verbalmente, mientras asocien el mismo color en la plastelina que en el tubo para dejar caer la bolita de color por el tubo de su mismo color.

Para realizar una variante de la actividad más completa, una vez tiradas todas las bolitas de colores por sus tubos correspondientes y colocadas todas en el cesto, los peques pueden ir seleccionando las bolitas y clasificarlas por colores en cada sección de la otra parte de la huevera: cada sección, un color diferente.

¡Ya veréis lo bien que se lo pasan tanto construyendo su propia máquina de colores como jugando con ella!



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



  6 comentarios en “Una divertida manera de aprender los colores con una máquina muy especial”

  1. Espectacular página!!! muchas gracias por compartir estas maravillosas actividades.

  2. Buena idea. Gracias por compartirla.

  3. GRACIAS POR AYUDARNOS A QUE LOS NIÑOS JUGANDO APRENDAN, USTEDES SON LOS MÁXIMO!!!!!!!!!

  4. Nos facilitan mucho con todas estas ideas, sobre todo las diferentes formas de utilizar material reciclado, gracias.

 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)