Abr 092016
 

rutinas

Os dejamos un texto de nuestro amigo y colaborador Lester Caballeros, en el nos hace reflexionar sobre la importancia del valor del orden en la educación y en la vida. En el, Lester nos da su visión sobre la importancia del orden y de unas rutinas en la vida de los niños, necesarias para su desarrollo cognitivo y personal. Finalmente nos lanza una pregunta con el fin de invitarnos a reflexionar sobre el tema.

La importancia de los valores: El orden  (por Lester Caballeros)

Desde un punto de vista filosófico, el orden se opone al caos. Partiendo de esto, se puede afirmar que el orden es un valor fundamental para las personas. El ser una persona ordenada conlleva una serie de responsabilidades pero también de beneficios que a largo plazo el ser humano merece poseer.
Se define el ser ordenado, cuando se sigue una serie de normas que permiten la sana convivencia dentro de un grupo o entorno social. En el área de educación para menores, la formación sobre el valor del orden es importante debido a que el niño no posee conocimientos, hábitos y herramientas que le ayuden a implementarlo en sus acciones diarias.
Por tal motivo, de manera adicional al contenido de la formación escolar, se hace necesario la utilización de otras acciones y la participación de adultos involucrados directamente en el proceso como docentes y padres de familia.

Todo niño en las primeras etapas de su vida carece de un proceso de planificación estructurado que le facilite las actividades. Para ello existen una serie de herramientas que permiten el desarrollo de habilidades: Las rutinas diarias, los procedimientos didácticos, una agenda o un horario, que le ayude en su proceso de ordenamiento así como en el aprovechamiento de otros recursos.
La participación de la familia en la implantación y desarrollo de valores es vital, debido a que dentro del hogar el niño debe ser iniciado y apoyado para asimilarlos. Como bien se sabe, el niño aprende de diversas maneras y una de ellas es observando. En este punto es necesario mencionar que si el menor observa a sus padres ser ordenados, el aprenderá a serlo también.
Adicional a la observación, es importante le sean asignados ciertos roles de acción dentro de las tareas del hogar con la finalidad de que con el paso del tiempo, se vuelva más ordenado.
Existe numerosa evidencia teórica y práctica, de que una persona que piensa y actúa de manera ordenada se desenvuelve mejor en la etapa adulta. Por consiguiente, aunque no necesariamente es sinónimo de éxito, si se puede esperar que esta persona tenga acceso a mejores oportunidades para un desarrollo personal y profesional.
Entonces… ¿Cómo hacemos para dar el ejemplo y enseñarlo a nuestros niños?



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)