Jun 102012
 

 

La Disfemia o Tartamudez es un trastorno del habla caracterizado por la repetición de sílabas, paros espasmódicos que interrumpen la fluidez (perturbación del ritmo en la distribución temporal de los elementos verbales) y va acompañado de angustia.

Hay varios tipos de Disfemias:

– Farfulleo: Es una alteración del lenguaje caracterizado por rapidez excesiva que afecta a la inteligibilidad.

– Taquilalia: hablar deprisa.

– Taquifemia: hablar deprisa, cuando esto se convierte en una alteración para el sujeto, para comprenderlo.

– Disfemia Clónica: Repetición de sílabas o palabras incontrolada, pero son contracciones anormales de los órganos.

Algunas estrategias que el docente ha de  tener en cuenta a la hora de trabajr con alumnos con este problema, son las siguientes:

-Se debe trabajar la lectura, ya que mejoran con ella  (cuando leen, sobre todo en los casos más severos, en los leves o más encubiertos en cambio pueden empeorar con la lectura).

– Mejoran cuando se habla a la vez que otra persona (ensombrecimiento).

– En situaciones disfóricas (euforia o enfado) suelen mejorar (pierden en alguna manera el control del habla y esto les viene bien, ya que controla demasiado el habla).

– Empeoran cuando están en situación de cansancio forma física o psíquica baja.

 

Algunas de las actividades que se pueden llevar a cabo con nuestros alumnos para mejorar o eliminar este  problema,  son las siguientes:

– Uso de técnicas de relajación:   Ejercicios de respiración, fonación, articulación que relajan los músculos implicados. Enseñar al sujeto los procedimientos de relajación.

– Técnica de desensibilización:  La ansiedad del disfémico, el componente emocional está muy relacionado con la conciencia del problema y por lo tanto con un sensibilización hacia él mismo.
La desensibilización como técnica trata de reducir la ansiedad mediante la exposición controlada a los estímulos ansiógenos hasta que el sujeto se habitúa ellos. Se basa, por lo tanto, en principios conductistas.

– Leer frases y retetirlas frente al espejo.

– Mirarse al espejo mientras expresan sentimientos acerca de su tartamudez.

– Repetir varias veces. “mi nombre es …. y soy tartamudo”, grabarlo y escucharlo muchas veces.

– Hablar de lo que uno siente con respecto a los demás, de lo que cree que piensan los demás.

– Comparase con otros disfémicos.

– Elaborar un jerarquía de estímulos ansiógenos (de menos a más):  Trata de eliminar pensamientos irracionales del sujeto causantes de la ansiedad.

– Feedback auditivo.

– Demostrar al sujeto que todo el mundo tartamudea alguna vez y esto se convierte en una situación tensa.

– Animar al sujeto para hablar mejor.

– Manipular el intervalo y hacerlo progresivamente disruptivo para ayudarle a controlar su tartamudeo.

– Aprender a controlar el habla bajo presión: Para ir incrementando progresivamente la resistencia diferentes situaciones que va a tener que afrontar el sujeto.

– Escribir al tiempo que se habla.

– Cantar: Se ha demos trado que esta técnica ayuda a controlar la velocidad y está basado en el ritmo de producción.

Las asambleas en el aula son un buen momento para trabajar con ellos.  Al tener un alumno  con tartamudez lo más importante que debemos conseguir en las asambleas diarias es intentar favorecer el desarrollo de la comprensión y expresión oral mediante:

· Diálogos espontáneos.
· Conversaciones sugeridas.
· Votación y discusión de propuestas.
· Resolución de problemas.

Todo ello siguiendo unas pautas adecuadas en la interacción profesora- alumno, como por ejemplo:

•Evitar cualquier gesto que le haga consciente de su dificultad y aumente su ansiedad
•No debe manifestarse impaciencia (hablando en su lugar, no respetando turno)
•Estar atentos al contenido del mensaje y no a la forma (dirigir las respuestas a lo que ha dicho sin mencionar el cómo lo ha dicho)
•No interrumpir ni intervenir para terminar sus frases
•No sugerirle que hable despacio, pensando que lo va a hacer mejor
•Ofrecerle el tiempo que necesite para que termine sus intervenciones (si no hay tiempo para ello no hacerle participar)
•Etc.

Cada docente debe tener muy en cuenta la  dificultad concreta de su alumno, y seguir las estrategias más adecuadas a cada caso,  si queremos que el alumno avance en su educación.



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



  12 comentarios en “ESTRATEGIAS A SEGUIR CON UN ALUMNO TARTAMUDO EN CLASE.”

  1. excelente, me ha sido de gran utilidad. Gracias

  2. Gracias por ésta publicación, lo necesitaba.

    Soy educador del primero primaria y tengo dos estudiantes con ciertas dificultades.

  3. excelente y valiosa esta información ,me gustaría algún ejercicio para superar dislexias }

    • Hola Ana, gracias por tus palabras. En breve colgaré información sobre la dislexia y las estrategias para ayudar a los niños que padecen este trastorno. Un abrazo.

  4. gracias por sus excelentes aportaciones

  5. Muchas gracias,son importantes sus informes. Un abrazo

 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)