Cómo fomentar el autocontrol de la conducta impulsiva en el aula a través de la técnica de las Nubes y su amigo el Viento.

©2007-2014 TrollKidsStock

Cómo hemos comentado en artículos anteriores, controlar las emociones no siempre es fácil, y mucho menos para los niños tan pequeños. Para ayudarnos a enseñarles a su control y a canalizarlas de manera positiva existen unas técnicas con las que se consiguen muy buenos resultados trabajando con los niños de manera positiva y lúdica.

 

Este tipo de aprendizaje tiene como objetivo, enseñar a expresar y ejecutar sus necesidades de una forma apropiada. Es un planteamiento de enseñanza del niño cuyo fin es que aprenda a controlar sus propias conductas no deseadas con ayudas de estímulos externos sin necesidad de castigos.

Una de estas técnicas es la de las Nubes y su amigo el Viento. ¿Quién no se ha parado de pequeño y, no tan pequeño, a mirar cómo pasan las nubes con sus mil y unas formas, empujadas por el viento?  Y cómo nos hubiera gustado ir montado en una de esas blanditas nubes para ver desde arriba el paisaje y a nuestros amigos bien pequeñitos. Y, ¿cuántas veces hemos dado formas imaginarias a las nubes que cruzan nuestro cielo?

Pues aprovechemos esa fascinación que nos provocan y sobre todo la que provocan en los más pequeños y la imaginación que desarrollan al intentar ver en ellas cosas como animales, objetos, etc.

La actividad tiene tres partes:

  1. En la primera, llevaremos a los niños al exterior y les pediremos que se tumben boca arriba en el suelo. Entonces les pediremos que contemplen el cielo y que miren las nubes tranquilamente.
  2. Entonces les pedimos que sin moverse del sitio, nos digan las nubes que ven (trabajamos los números), y que cosas ven en ellas (trabajamos la imaginación y la creatividad). Entonces les pedimos que nos digan si las nubes están quietas o si se mueven. Si no lo saben se les explica que las mueve el viento, y les pedimos a los niños que hagan de viento (aún quietos en su sitio, tumbados de manera relajada) y soplen a ver si logran moverlas.  Pero, evidentemente, ellos no lo lograrán.
  3. Entonces es cuando proponemos a los niños si quieren ser nubes en el cielo…

El juego de las nubes es sencillo. Los niños, ya en pie, se reparten por el espacio (puede jugarse fuera, justo donde han mirado las nubes, o en el interior de la clase). Todos menos uno que será el viento, y como tal, el encargado de ir moviendo las nubes por el cielo. Lo que deberá de hacer “el viento” es acercarse a las nubes (que pueden adquirir una “forma”)  y soplarles para que se muevan despacito por el espacio, sin chocar ni tocar a las otras nubes. Mientras no llegue el viento, deben mantenerse en su lugar (con lo que trabajamos el autocontrol, ya que debe estar quieto hasta que el compañero-viento le toque), entonces pueden cambiar de posición y de forma si quieren, pero no antes.

 Para acabar, si os queda tiempo, podéis volver a relajaros mirando como pasan las nubes.  Seguro pasan un rato estupendo!!

Fuente imagen: http://trollkidsstock.deviantart.com/

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

14 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto







Whatsapp