Los beneficios de los abrazos para los peques

El poder de los abrazos está más que demostrado por diversos estudios científicos. Un solo abrazo, sin necesidad de mediar una palabra, es suficiente para calmarnos, tranquilizarnos y sentirnos queridos. En especial cuando somos niños, ya que las sustancias que generan en nuestro cerebro son necesarias para un desarrollo normal. A continuación, os explicamos todos sus beneficios.

El primer factor importante que debemos comentar sobre los abrazos, es que cubren una de las necesidades básicas de los seres humanos para crecer y desarrollarse. La necesidad de cariño, de sentirnos queridos, de saber que no estamos solos. Mediante los abrazos, los demás nos muestran su cariño y la seguridad de que están cerca.

¿Qué pasa cuando los peques se quedan por primera vez en la escuela? ¿Cuándo sienten miedo al abandono o rechazo al nuevo espacio o personas nuevas del entorno, por la inseguridad que les pueda causar? Su primera reacción es echar los brazos a mamá o a la persona de referencia, pidiendo que los abracen de manera protectora. Es una respuesta natural frente a la inseguridad que tienen los peques en situaciones nuevas.

Con un buen abrazo transmitimos una sensación de sosiego, calma y tranquilidad inmediata y les damos la confianza que necesitan para enfrentar la nueva situación.

Y… ¿porqué pasa esto? Pues porque los abrazos producen diferentes sustancias beneficiosas para el organismo que además nos hacen sentir bien. Estas sustancias son:

  • La dopamina, que es un neurotransmisor que se activa cuando recibimos un estímulo positivo, como en este caso un abrazo. Liberar la dopamina, produce la aparición del buen humor, mejora la atención y con ella el aprendizaje, regula el sueño, y mejora la actitud y el comportamiento.
  • La oxitocina, que es la hormona del bienestar, de la sociabilidad y de la confianza, y se produce cuando recibimos un estímulo positivo, con afecto y cariño, tanto un abrazo como la voz de la madre (en el caso de los peques). De esta manera, cuando los peques reciben un abrazo también reciben una buena dosis para aumentar su confianza, logrando así, que su capacidad de empatía aumente y el rechazo que le produce el nuevo entorno social disminuya.
  • El cortisol, también hormona del estrés, ralentiza el desarrollo físico de los peques. Si existe un exceso de cortisol, se produce un retraso en el crecimiento de los huesos y afecta al sistema inmunológico de los niños y niñas, haciéndolos más propensos a ponerse enfermos. Estas situaciones pueden darse frente a la falta de afecto, por eso la muestra del mismo a través de los abrazos es necesaria para rebajar los niveles de cortisol de los peques.

¿Sorprendente el poder de los abrazos, verdad?  ¡Pues ya sabéis, a abrazar a vuestros peques todo lo que podáis! Por lo menos, una docena de veces al día. La felicidad que sentirán con ellos hará que vuestros peques crezcan sanos y fuertes.

¿Te ha gustado este artículo? ¡Compártelo con tus amigos!

2 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto







Whatsapp