Jugando con la música y los sonidos del silencio

En la música no sólo combinamos los sonidos, sino también los silencios. Es sabido que el silencio es la ausencia de sonido. En la práctica, es la ausencia de todos los ruidos que nos molestan en el momento de realizar alguna actividad como comunicarnos, descansar, prestar atención y otras. Aunque también hemos oído decir que el silencio absoluto no existe.
Si les enseñamos a los peques a vivenciar el silencio, escucharlo, crearlo, estaremos ayudándoles a ejercitar y poner en práctica hábitos de orden y atención, facilitando así la comunicación y un ambiente adecuado para realizar el trabajo en el aula. En la educación musical, descubrir la importancia del silencio es, tan importante como enseñar el universo de sonidos que rodean a los peques..
Os presentamos algunos ejercicios que resultarán perfectos para descubrir la magia del silencio en los sonidos y la maravilla de los sonidos en el silencio. Solo necesitáis crear el clima y… manos a la obra…

“LOS SONIDOS QUE IRRUMPEN EN EL SILENCIO”

Lo primero es tratar de lograr un ambiente oscuro y silencioso cerrando ventanas, apagando luces, si es posible rociando con algún aromatizador frutal. Una vez logrado esto, les pediremos a los peques que presten atención a los sonidos que llegan desde lejos (autos, niños de otras aulas, pájaros…) y de otros sonidos que se quedaron dentro de la habitación (un pie que se arrastra en el piso, un bostezo, una hoja que voltea…) Luego, con el aula aún a oscuras, nombraremos todos los sonidos escuchados diferenciando su procedencia (dentro o fuera de la misma).

“EL DESPERTAR DE LOS SONIDOS”

Para complejizar un poco el ejercicio, a continuación, aún en silencio y con el aula a oscuras, podréis ir abriendo lentamente las ventanas e ir encendiendo las luces de a una, al mismo tiempo que les proponéis a los peques que, muy lentamente comiencen a producir sonidos: con la voz, con el cuerpo o, con elementos del lugar. Los sonidos serán cada vez más fuertes a medida que el lugar se vaya llenando de luz.

SILENCIO, SONIDOS FUERTES, SONIDOS SUAVES

Para finalizar, presentareis a los peques, tres consignas visuales: un círculo negro, uno blanco y un círculo gris. Cada uno elegirá libremente el instrumento que desee tocar. La actividad consiste en acompañar una canción o música instrumental siguiendo las consignas grupalmente. Cuando el docente muestra el círculo negro, nadie toca (silencio), si muestra el blanco tocarán fuerte y, si muestra el gris, tocarán suavemente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto