Niveles y subniveles del proceso de adquisición de la escritura

DSC_0036-2

El aprendizaje de la escritura pasa por cuatro niveles básicos por los peques van avanzando durante el proceso. Cada uno de ellos presenta otros subniveles clasificados en categorías y subcategorías. A continuación os presentamos un resumen de ellos.

NIVEL PRESILÁBICO

Esta hipótesis se presenta cuando el niño no relaciona los textos con los aspectos sonoros del habla. Comúnmente, al escribir, los niños mezclan en la misma palabra diferentes grafías como las propias letras, números y pseudo-grafías, es decir, grafías derivadas de las grafías convencionales de las letras y los números o símbolos inventados por ellos mismos. Se dice entonces que el niño posee una conceptualización presilábica.

Este nivel se divide en 4 categorías diferenciadas, asignadas de manera progresiva alfabéticamente desde la letra A hasta la D.

A. GRAFISMOS PRIMITIVOS

Son las escrituras iniciales, presentadas principalmente cuando existen pocas referencias previas de los niños hacia la escritura. Existen tres subcategorías incluidas en esta categoría:

A1. Grafismos primitivos: Se presenta cuando el niño solo realiza dibujos o simplemente raya la hoja, sin existir un orden claro en los trazos, conocido lo anterior como garabato.

A2. Escritura unigráfica: Representación de cada palabra por medio de una única grafía, es decir, escribe una y otra vez el mismo símbolo para escribir todas las palabras.

A3. Escritura sin control de cantidad: Ante el acto de escritura, para cada palabra llena un renglón con muchos símbolos, generalmente iguales, tomando como referencia el inicio y el final del renglón.

B. ESCRITURAS FIJAS

Existe un número mayor de símbolos para escribir las palabras (generalmente no excede de tres), siendo siempre el mismo cada vez que escribe, repitiendo siempre los mismos símbolos en el mismo orden. Aunque puede haber alguna variación ocasional, sobre todo en el último símbolo. Sólo existe una subcategoría dentro de esta categoría.

B4. Escrituras fijas: Se mantiene fijo el número, las grafías y el orden en que aparecen, sin variación.

C. ESCRITURAS DIFERENCIADAS

El niño tiene en cuenta que las palabras no siempre se escriben igual, por lo que empiezan a observarse variaciones en sus escrituras, ya sea en la variedad de símbolos, en la cantidad, o en ambos aspectos. Existen 5 subcategorías pertenecientes a esta categoría:

C5. Secuencia de repertorio fijo con cantidad variable: Se diferencia del nivel B4 porque existe una variedad en la cantidad de símbolos en cada palabra, aunque siguen presentándose constantemente los primeros símbolos iniciales en cada una y en el mismo orden, repitiendo una secuencia fija en cada palabra.

C6. Cantidad constante con repertorio fijo parcial: Aparecen siempre los mismos símbolos y se mantiene una cantidad constante en todas o en la mayoría de las palabras, pero varía el orden en que los símbolos están escritos. Se puede dar el caso donde la letra inicial es casi siempre la misma, pero varían los demás símbolos.

C7. Cantidad variable con repertorio fijo parcial: Aparecen predominantemente los mismos símbolos en todas las palabras, pero la cantidad entre las palabras varía.

C8. Cantidad constante con repertorio variable: Se mantiene siempre la misma cantidad de símbolos en cada palabra, pero hay mucha variedad de grafías, por lo que no se repiten constantemente entre las palabras.

C9. Cantidad y repertorio variables: Tanto la cantidad como la variedad de símbolos en cada palabra es diferente.

D. ESCRITURAS DIFERENCIADAS CON VALOR SONORO INICIAL

Se diferencia de las escrituras diferenciadas porque el niño comienza a entender un poco la relación entre sonido y grafía, por lo que, en algunos casos, asigna arbitrariamente un símbolo cualquiera para escribir una letra o una sílaba determinada, aunque no necesariamente corresponde con el sonido correcto; esto ocurre principalmente con la sílaba inicial, sobre todo si son palabras que inician con una vocal. Sólo hay una subcategoría dentro de esta categoría.

D10. Cantidad y repertorio variables y presencia de valor sonoro inicial: Al igual que en el nivel C9, tanto la cantidad como la variedad de símbolos en cada palabra es diferente, sin embargo, se puede observar la presencia de un símbolo inicial igual cuando existen palabras que inician con la misma sílaba, sobre todo si se trata de vocales iniciales, aunque el símbolo no necesariamente coincide con las letras correspondientes. Se puede dar una variedad en este nivel donde la cantidad es constante.

NIVEL SILÁBICO

Este nivel inicia cuando el niño establece las primeras relaciones sonoro-gráficas, en general, cada grafía representa una sílaba, por ello es el nombre de esta hipótesis, es decir, ha logrado una conceptualización silábica. Generalmente, en este nivel el niño ya no mezcla diferentes tipos de grafía, sino que aparecen, o en su defecto predominan muy claramente, sólo las letras.

Este nivel se divide en 3 categorías diferenciadas, asignadas alfabéticamente con las letras E, F y G:

E. ESCRITURA SILÁBICA INICIAL

A diferencia de las escrituras diferenciadas, en esta categoría ya existe un dominio claro de las letras en la escritura, es decir, el niño es consciente de que las letras cumplen una función específica que no desempeñan los demás símbolos. Los niños en este nivel ya conocen visualmente la mayoría de las letras, por lo que se ve claramente una gran variedad de escritura entre cada palabra, es decir, el repertorio es mucho más variado.

Existen tres subcategorías dentro de esta categoría:

E11. Escritura silábica inicial sin valor sonoro convencional: Todavía no encuentra el niño una idea acerca de la relación existente entre el símbolo y el sonido, por lo que en su escritura sigue sin existir una correspondencia sonoro-gráfica.

E12. Escritura silábica inicial con valor sonoro convencional: A diferencia del caso anterior, el niño ha comenzado a descubrir una relación entre un sonido determinado y su letra, por lo que se empieza a observar en su escritura la inclusión de algunos símbolos correspondientes a algunas letras o sílabas, se pueden observar por ejemplo, las primeras dos letras de una palabra aunque no necesariamente al inicio, o la escritura de vocales de sílabas iniciales al inicio de las palabras, seguidas de otras letras agregadas al azar. Se considera dentro de este nivel cuando el niño sólo ha escrito la letra inicial de cada palabra.

E13. Escritura silábica inicial con valor sonoro convencional en las escrituras con correspondencia sonora: Se distingue del nivel anterior porque, además de la presencia de las representaciones convencionales, la cantidad de letras en cada palabra está en función de la longitud de la misma, es decir, en palabras largas, escribe más letras.

F. ESCRITURAS CON MARCADA EXIGENCIA DE CANTIDAD

El niño se ha formado la idea de que debe existir una cantidad mínima para atribuir un significado a las palabras, por lo que tiende a agregar (casi siempre en la paste final) más letras arbitrariamente, generalmente se agregan siempre las mismas letras en cada palabra, por lo que comúnmente sólo se observan variaciones al inicio de la palabra. Hay que destacar que en este nivel, las letras correspondientes a la palabra dictada (que están al inicio) representan sílabas cada una, es decir, si se dictó una palabra de tres sílabas y otra de una sílaba, aparecerá en la escritura tres letras iniciales para la primera palabra, y una en la segunda, y en ambos casos se habrán agregado otras letras (ya sea una letra extra o una secuencia de dos o tres letras) de manera arbitraria para que ahí diga algo.

Existen 2 subcategorías en esta categoría:

F14. Escritura silábica con marcada exigencia de cantidad sin predominio de valor sonoro convencional: Se escribe una letra por cada sílaba de la palabra, pero estas letras no corresponden con alguna existente en dicha sílaba; al final de cada palabra, se anexa una secuencia de letras que se repite en casi todos los casos, de esta manera el niño le da un significado a su escritura.

F15. Escritura silábica con marcada exigencia de cantidad con predominio de valor sonoro convencional: Se diferencia del anterior porque las letras iniciales corresponden a las sílabas de la palabra; es común que esas letras sean las vocales de cada sílaba, aunque también puede aparecer alguna consonante. Al final de cada palabra vuelve a aparecer constantemente una secuencia arbitraria de letras que el niño agrega para dar significado (en el caso de la imagen, el niño agregó una vocal extra en la mayoría de las palabras).

G. ESCRITURAS ESTRICTAS

La relación sonoro-gráfica se hace más evidente, el niño entiende mejor la función de cada letra dentro de las palabras. En esta categoría, el niño asigna un significado silábico a cada símbolo escrito, es decir, por cada sílaba escribe una letra, así, si una palabra tiene 3 sílabas, en su escritura aparecerán únicamente 3 letras; si es una palabra monosílaba, sólo escribirá una letra.

Esta categoría se divide a su vez en dos subcategorías:

G16. Escritura silábica estricta sin predominio de valor sonoro convencional: El niño asigna cualquier letra a cada sílaba, sin haber la existencia de una relación entre esta grafía y el sonido real de la sílaba. Aparece una letra por cada sílaba.

G17. Escritura silábica estricta con predominio de valor sonoro convencional: A diferencia del anterior, la letra asignada tiene cierta correspondencia sonora con la sílaba que representa. Es muy común en este nivel que los niños escriban sólo las vocales de cada sílaba, aunque pueden aparecer casos donde la letra escrita es una consonante que corresponde a la sílaba.

NIVEL SILÁBICO-ALFABÉTICO

Es una transición o espacio intermedio entre el nivel anterior y el alfabético, el niño empieza a asignar una letra por cada sonido, pero todavía conserva algunos conceptos del nivel silábico, por lo que aún sigue agregando una letra para algunas sílabas. Entonces, el niño tiene una conceptualización silábico-alfabética.

Sólo existe una categoría correspondiente a este nivel:

H. ESCRITURAS SILÁBICO-ALFABÉTICAS

El niño relaciona unas veces una letra con una sílaba, y otras veces relaciona una letra con un fonema dentro de la misma palabra. Coexisten la hipótesis silábica y la alfabética. Existen dos subcategorías correspondientes:

H18. Escritura silábico-alfabética sin predominio de valor sonoro convencional: Generalmente aparecen las vocales o la mayoría de ellas en cada palabra en orden correcto, pero se anexan algunas consonantes que no corresponden a las adecuadas.

H19. Escritura silábico-alfabética con predominio de valor sonoro convencional: Además de las vocales, existe la presencia de algunas consonantes, donde la mayoría corresponden a las que integran la sílaba representada. Es común también que los niños escriban palabras incompletas cuando son largas, pero estas letras corresponden a la parte inicial de la palabra dictada.

NIVEL ALFABÉTICO

El niño logra establecer una clara relación sonoro-gráfica, aún con la presencia de errores grafofonéticos; es decir, es consciente de que a cada sonido le corresponde una letra. A esto se le llama conceptualización alfabética.

Solamente existe una categoría correspondiente al nivel alfabético:

I. ESCRITURAS ALFABÉTICAS

En todas las escrituras alfabéticas existe una correspondencia sonoro-gráfica, es decir, cada letra escrita representa un sonido, independientemente si es correcto o incorrecto, aunque suele suceder que se omita alguna letra, que usualmente sucede cuando se trabaja con sílabas mistas o trabadas. Existen tres subcategorías alfabéticas:

I20. Escrituras alfabéticas sin dominio de valor sonoro convencional: Aunque todas las vocales escritas sean correspondientes, el fallo se encuentra en las consonantes, cuando existen múltiples errores donde no coinciden con la letra correspondiente, sin embargo, se respeta la relación entre símbolo y fonema, por lo que si se ha dictado una palabra de 8 letras, aún con los errores el niño habrá escrito 8 letras. Se puede dar el caso también, aunque es poco común, donde las consonantes coincidan pero las vocales sean las letras mal representadas.

I21. Escrituras alfabéticas algunas fallas en valor sonoro convencional: Los errores grafofonéticos de su escritura son menos frecuentes, generalmente se presentan en sílabas trabadas o mixtas, a razón de un error en cada palabra o por cada dos palabras, aunque puede ser menos frecuente.

I22. Escrituras alfabéticas con valor sonoro convencional: También conocida como escritura silábica funcional, sólo se presentan errores polivalentes, siendo los errores grafofonéticos muy poco comunes, o en el mejor de los casos, inexistentes. Cada letra escrita coincide correctamente con el sonido correspondiente.

NOCIÓN DE ESTABILIDAD DE PALABRA

Esta noción es importante considerarla al momento de realizar un dictado, para ello es necesario, al momento de dictar un enunciado, dictarlo incluyendo una de las palabras dictadas, en los ejemplos citados se tomó esto en cuenta al dictar los enunciados.

Un niño aplica la noción de estabilidad de palabra cuando se ha dado cuenta que una de las palabras que integra la oración dictada ya la escribió anteriormente en el dictado, por lo que tiende a copiarla de la lista para incluirla en el enunciado, ya sea al final o al inicio de su escritura.

19 COMENTARIOS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

actividades infantil

 

¡Asómate a mi cole!

¿Tienes un proyecto educativo interesante? Estamos buscando colegios y/o docentes que realicen experiencias educativas innovadoras. Queremos contar vuestra historia para que la conozca mucha gente. ¿Nos la explicáis? Escribidnos a info@actividadesinfantil.com y nos pondremos en contacto con vosotros.

actividades infantil

¡Únete a nuestra gran familia!

Actividades Infantil

Muchas gracias por tu visita. Esperamos que la hayas disfrutado y que te haya sido de utilidad. Si tienes cualquier duda, sugerencia o propuesta no dudes en contactar con nosotros. Estaremos encantados de atenderte,

El equipo de Actividades Infantil

Contacto