Dic 142015
 

 

tengounaduda2

Sandra Palomares nos envía una nueva consulta para nuestro Consultorio Psicopedagógico  en la que nos cuenta su problema:

“Hola, trabajo con un niño de 4 años con problemas visuales. Hay ocasiones en que me siento perdida entre lo que le debo enseñar y como le debo hablar. Sus compañeros lo aceptan, pero en ocasiones los desespera porque les lanza los objetos o los empuja. Necesito una orientación. Muchas gracias.”

Hola, Sandra.

Tener en el aula un peque con necesidades especiales no siempre es sencillo, hay casos como el que nos comentas que necesitan unas medidas bastante concretas para mejorar la situación del pequeño en el aula y del resto de los compañeros, de manera que pueda integrarse adecuadamente a la dinámica de clase.

Es necesario que el docente y el resto del personal de la escuela, adopte medidas para que el alumno con problemas visuales controle todos los elementos que intervienen en el día a día en el colegio tanto personales como materiales y con los que tiene interacción. Entre estos elementos podemos mencionar los siguientes:

Qué personas hay  en el aula (es el lugar dónde más va a estar el niño o niña), dónde se sitúan.

Cómo es el espacio, de qué mobiliario dispone la clase, dónde se sitúan las cosas.

En las reuniones del grupo, debe conocer los que participan y dónde están, quién modera la sesión, las reglas de la actividad, cómo solicitar el turno de palabra (deberá ser oral para que él pueda escucharlo si lo piden otros compañeros), etc.

Debemos hacer referencia constantemente a la realidad en la que el niño está desenvolviéndose con el uso de términos concretos que a él o ella le puedan dar información de dónde están y los elementos y personas que tienen cerca, etc.

Debemos contar, en la medida de lo posible, con personas de apoyo y refuerzo que puedan acompañar de manera más próxima al peque para ayudarlo si fuera necesario.

Además de tener en cuenta estos aspectos generales, también debemos tener en cuenta el material que debe usar. Lo ideal es que fuera específico para este tipo de problemas (lectura en Braille).

Si el pequeño con dificultades visuales se encuentra cómodo y seguro en su espacio, los problemas de conducta tenderán a desaparecer, ya que, en la mayoría de los casos, son debidos a la propia inseguridad del pequeño y a la incapacidad de adaptarse al medio y a la dinámica escolar.

Esperamos que hayamos solucionado un poquito tus dudas.  Muchas gracias por confiar en nosotros. Un saludo, Sandra.

Enviad vuestras preguntas, dudas y consultas  a nuestro correo  info@actividadesinfantil.com



¿No quieres perderte ni un solo artículo de Actividades Infantil? ¡Te los mando a tu correo!

¡Suscríbete gratis a nuestra web!

Escribe tu dirección de correo:



 Deja un Comentario

(Requerido)

(Requerido)